Running. Consejos para empezar a correr

Esa maravillosa moda del Running.

Estamos en un momento en el que todo el mundo practica running. Todos salimos a correr algún día de la semana, con diferentes objetivos. Algunos corremos por diversión, otros para entrenarse para alguna prueba física, otros para ampliar su vida social, incluso los hay quienes corren para ligar. Pero básicamente, además de ser algo más que una moda, el running nos aporta unos beneficios que no aportan otros deportes o eventos sociales.

 

El running es adictivo.

Uno empieza echando unas carreras con sus colegas, y acaba apuntado a todas las carreras populares habidas y por haber en 100 kilómetros a la redonda. Pues es muy fácil empezar, sólo necesitas unas zapatillas (preferiblemente, de running), y ropa (hay quien pretenda llevar el minimalismo a otro nivel, pero posiblemente podamos tener problemas con la policía…).

Una vez que empiezas, no podrás parar.

Tienes las 24 horas del día para ir a correr, aunque sea media hora (que luego se convertirá en 1 hora y pico). Pero tampoco es aconsejable empezar a lo loco. Si empezamos a practicarlo con un poco de sentido común, nos ahorraremos lesiones, parones, y a medio plazo, abandonaremos la práctica de nuestro tan querido running.

Consejos para comenzar a correr.

Mi primer consejo, sería empezar con paciencia. No conozco a nadie que haya empezado de cero y haya corrido 25 kilómetros el primer día, y que luego quiera seguir practicando running. Este es un deporte agresivo en cuanto al contacto de nuestras articulaciones con el suelo, tanto en su número como en la fuerza con la que impactamos en cada zancada. Por tanto, todo runner principiante, necesitará de un tiempo de adaptación a correr. Y como cada runner es un mundo, no me voy a aventurar a decirte que necesitas un mes o 20 días para habituarte, tú mismo te irás dando cuenta tras varias salidas.

Condición física del runner.

Aprovecho para recomendar que todos los runners, y quienes empiecen a serlo, pasen por su médico para que este le examine con el fin de desarrollar nuestra actividad de la forma más segura posible. Asimismo, aconsejo realizar un test de fuerza en un centro especializado. Respecto a la condición física, cualquier persona puede empezar a correr. Pero ojo, eso no quiere decir que todos vayamos a correr igual de rápidos ni que tengamos la misma resistencia. Las personas con sobrepeso deberían empezar solamente andando. Nadie debería empezar la casa por el tejado. Tras varias semanas andando, lógicamente, cada vez a un paso más ligero, podrás empezar a trotar suavemente, con la idea de trotar 1 minuto y andar 3 minutos, así durante 45 minutos.

La Alimentación.

Aspecto fundamental a la hora de practicar running. Es uno de los pilares básicos, si no el más importante, pero ya independientemente de nuestra intención de ser un runner o un hombre rana. Más adelante desarrollaré este tema que bien se merece un apartado propio en todo blog o web relacionado con la salud y el deporte.

Control del peso.

De la mano de la alimentación, nos encontramos el control de nuestro peso. Es muy importante llevar una alimentación equilibrada, esto nos ayudará a perder peso o mantenernos en él, a evitar posibles lesiones por sobrepeso… nuestras rodillas y demás articulaciones, nos lo agradecerán. Esto no quita, en absoluto, que una persona con sobrepeso pueda correr. El running es para todos. Simplemente, tendrá que empezar a un ritmo muy bajo, alternándolo con otras actividades como pueden ser bicicleta, ejercicios en el gimnasio, etc. Poco a poco, iremos avanzando tanto en nuestro ritmo como en nuestra pérdida de peso, sin que nuestras articulaciones ni nuestro cuerpo en general sufran demasiado.

El material para ser El Runner.

Como he dicho al principio, solo hay que calzarse unas zapatillas y poco más para salir a correr. Esto es así, pero tanto el calzado como las demás prendas que utilicemos deberán ser propicios para la práctica segura de este nuestro deporte. Donde más nos tenemos que fijar a la hora de elegir nuestra equipación runner, será en las zapatillas. Será nuestro hilo conductor con el suelo (a no ser que te caigas). Cada persona es un mundo, cada runner también, y cada pisada de cada runner no iba a ser menos. Básicamente (ya entraremos en profundidad en otros artículos) existen, a grandes rasgos, 3 tipos de pisada: Pisada Pronadora (cuando pisamos con la parte interior), Pisada Neutral (cuando pisamos con la parte central) y Pisada Supinadora (cuando pisamos con la parte externa). En muchas de las tiendas especializadas en deportes te pueden analizar tu pisada. Así que acércate a la que más confianza te de, o la que esté más cerca de tu casa, o donde se aparque mejor, y que te hagan una prueba de pisada.

 

No todo el running son zapatillas.

Tendrás que elegir una camiseta, que transpire (por ti y por los que entrenen o compiten contigo), unas mallas o pantalones cortos, calcetines o medias de compresión, guantes, gorra, gafas, cortavientos, reloj con o sin gps, cinturón portallaves, brazalete para el móvil, mp3 o auricular bluetooth, cinturón portabotellas… Vamos, que no solo tendrás que comprarte unas zapatillas. Hay multitud de accesorios. Todo dependerá de cuánto quieras/puedas gastarte, así como del clima, iluminación, etc. Èchale un vistazo a nuestros artículos sobre ropa y material extra para runners.

Ejercita todo el cuerpo.

No solo hay que estar en forma de cintura para abajo. Los demás grupos musculares son igual o más importantes que los cuádriceps, gemelos y sóleos. Fortalecer la zona lumbar, trabajar los abdominales, pectorales… es fundamental, tanto para obtener una mayor capacidad y potencia, como para mejorar tu postura al correr. Aquí entra en juego la técnica de carrera, y es cada runner corre de una forma diferente, pero todos debemos saber qué posturas puede provocarnos lesiones, cuáles impiden nuestra progresión, etc. Encontrarás algunos artículos en las que hablamos sobre este tema, pásate por alguno de ellos y analízalos para ver si lo estás haciendo mejor o peor.

¡Empieza a correr ya!

Ya sólo te falta ponerte esas zapas, la camiseta, las mallas, unos calcetines tobilleros, tu brazalete para el móvil con sus auriculares (con tu app preferida para running y tu lista de reproducción), tus gafas aerodinámicas, tu gorra… y salir a correr. También puedes soltarlo todo en la mesa del salón y salir solo con tus zapatillas, tu camiseta y pantalón corto. Cada runner es un mundo. Cada uno tiene su estilo. Hay quien no se siente cómodo cargando con tanto complemento y aparatejo, pero también está el runner que necesita todos esos gadgets para pegar unas carreras. Elige tu estilo, y que nada ni nadie te pare.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *